Como las flores

Un joven le pregunto al Sabio, ¿qué debo hacer para no enojarme? Algunas personas hablan demasiado, otras son ignorantes. Algunas son indiferentes. Siento odio por aquellas que son mentirosas y sufro con aquellas que calumnian.

– ¡Pues, vive como las flores!, advirtió el maestro.
.

– Y ¿cómo es vivir como las flores?, preguntó el discípulo.

– Pon atención a esas flores -continuó el sabio anciano, señalando unos lirios que crecían en el jardín. -Ellas nacen en el estiércol, sin embargo son puras y perfumadas. Extraen del abono maloliente todo aquello que les es útil y saludable, pero no permiten que lo agrio de la tierra manche la frescura de sus pétalos.

Es justo angustiarse con las propias culpas, pero no es sabio permitir que los vicios de los demás te incomoden. Los defectos de ellos son de ellos y no tuyos. Y si no son tuyos, no hay motivo para molestarse. Ejercita pues, la virtud de rechazar todo el mal que viene desde afuera y perfuma la vida de los demás haciendo el bien.

Esto, es vivir como las flores.

Minientrada

EL ARTE DE HABLAR Y LA VIRTUD DE CALLAR

Sí, hablar es fácil, pero CALLAR, requiere prudencia y dominio. Cristo como hombre, estuvo callado vivió en silencio e ignorado durante treinta años, para poder hablar como Dios por espacio de tres año …s solamente.
La Palabra de Cristo al promulgar su obra redentora, fue amable, atrayente, pero decisiva penetrante y convincente. Llamó al pan, pan, y al vino, vino sin rodeos y con sencillez. Pero cuando calló, no se defendió contra las infamias, calumnias acusaciones, injusticias, atropellos y crímenes. Porque es inútil y contraproducente hablar a personas de antemano predispuestas.

Nos dio los siguientes ejemplos:
Hablar oportunamente, es ACIERTO
Hablar frente al enemigo, es CIVISMO
Hablar ante una injusticia, es VALENTÍA
Hablar por rectificar, es un DEBER
Hablar para defender, es COMPASIÓN
Hablar ante un dolor, es CONSOLAR
Hablar para ayudar a otros, es CARIDAD
Hablar con sinceridad, es RECTITUD
Hablar de sí mismo, es VANIDAD
Hablar restituyendo fama, es HONRADEZ
Hablar aclarando chismes, es OBLIGACIÓN
Hablar disipando falsos, es de CONCIENCIA
Hablar debiendo callar, es NECEDAD
Hablar por hablar, es TONTERÍA
Hablar de DIOS, significa MUCHO AMOR.

Cuando Cristo hablaba encendía los corazones sinceros y nobles, pero su
CALLAR sorprendió a todos, desconcertó a sus mismos enemigos.
CALLANDO enseñó a llevar la Cruz, por lo mismo:
Callar cuando acusan, es HEROÍSMO
Callar cuando insultan, es AMOR
Callar las propias penas, es SACRIFICIO
Callar de sí mismo, es HUMILDAD
Callar miserias humanas, es CARIDAD
Callar a tiempo, es PRUDENCIA
Callar en el dolor, es PENITENCIA
Callar palabras inútiles, es VIRTUD
Callar cuando hieren, es SANTIDAD
Callar para defender, es NOBLEZA
Callar defectos ajenos, es BENEVOLENCIA
Callar debiendo hablar, es COBARDÍA

Aprende primeramente a CALLAR para poder HABLAR con acierto y tino, porque si HABLAR es plata, CALLAR es oro. Así como tú callas y defiendes cubriendo los defectos ajenos con la misma medida, serás defendido por DIOS.

Callar las cualidades propias es humildad.
Callar las buenas obras del prójimo es envidia.
Callar para no herir la susceptibilidad es delicadeza.
Callar los defectos propios es prudencia.
Callar los defectos ajenos es caridad.
Callar las palabras inútiles es sabiduría.
Callar para escuchar es educación.

Callar a tiempo es discernimiento.
Callar junto al que sufre es solidaridad.
Callar cuando se ha de hablar es cobardía.
Callar ante el fuerte es sometimiento.
Callar ante el débil es magnanimidad.
Callar ante una injusticia es complicidad.
Callar cuando te humillan es andar en la verdad
Callar en los momentos de dolor es virtud
Callar ante la injuria es fortaleza.
Callar para mejor amar es santidad.

Tienes que empujar.

Cuentan que un muy buen hombre vivía en el campo. Tenía problemas físicos.
Un dia se le apareció Jesús y le dijo:

“Necesito que vayas hacia aquella gran roca de la montaña, y te pido que la empujes día y noche durante un año”.

El hombre quedó perplejo cuando escuchó esas palabras, pero obedeció y se dirigió hacia la enorme roca de varias toneladas que Jesús le mostró.

Empezó a empujarla con todas sus fuerzas, día tras día, pero no conseguía moverla ni un milímentro. A las pocas semanas llegó el diablo y le puso pensamientos en su mente:

“¿Por qué sigues obedeciendo a Jesús?. Yo no seguiría a alguién que me haga trabajar tanto y sin sentido. Debes alejarte, ya que es estúpido que sigas empujando esa roca, nunca la vas a mover”.

El hombre trataba de pedirle a Jesus que le ayudara para no dudar de su voluntad, y aunque no entendía se mantuvo en pie con su decisión de empujar.

Con los meses, desde que se ponía el sol hasta que se ocultaba, aquel hombre empujaba la enorme roca sin moverla. Su cuerpo se fortalecía, sus brazos y piernas se hicieron fuertes por el esfuerzo de todos los días.

Cuando se cumplió el tiempo el hombre elevó una oración a Jesús y le dijo:

“Ya he hecho lo que me pediste, pero he fracasado, no pude mover la piedra ni un centímetro”. Y se sentó a llorar amargamente pensando en su muy evidente fracaso.

Jesús apareció en ese momento y le dijo:

“¿Por qué lloras? ¿Acaso no te pedí que empujaras la roca?. Yo nunca te pedi que la movieras. Yo he conseguido mi meta, y tú fuiste parte de mi plan”.-

Muchas veces al igual que este hombre, vemos como ilógicas las situaciones, problemas y adversidades de la vida. Empezamos a buscarle lógica, NUESTRA LOGICA, a la volunta de Dios. Entonces viene el enemigo y nos dice que no servimos, que somos inútiles o que no podemos seguir.

El día de hoy es un llamado a “EMPUJAR”, sin importar que tantos pensamientos de duda ponga el enemigo en nuestras mentes. Pongamos todo en las manos de Jesús, y El por medio de su voluntad nunca nos hará perder el tiempo, mas bien, nos hara ser más fuertes!

Cuando estamos enojados!

Un sabio preguntó a sus discípulos lo siguiente:

— ¿Por qué la gente se grita cuando está enojada?

Los hombres pensaron unos momentos:

—Porque perdemos la calma —dijo uno— por eso
gritamos.

—Pero, ¿por qué gritar cuando la otra persona
está a tu lado? —Preguntó el sabio—. ¿No es posible hablarle en voz baja? ¿Por
qué gritas a una persona cuando estás enojado?

Los hombres dieron algunas otras respuestas pero
ninguna de ellas satisfacía al sabio. Finalmente él explicó:

—Cuando dos personas están enojadas, sus
corazones se alejan mucho. Para cubrir esa distancia deben gritar, para poder
escucharse. Mientras más enojados estén, más fuerte tendrán que gritar para
escucharse uno a otro a través de esa gran distancia.

Luego el sabio preguntó:

— ¿Qué sucede cuando dos personas se enamoran?,
ellos no se gritan sino que se hablan suavemente, ¿por qué? Sus corazones están
muy cerca. La distancia entre ellos es muy pequeña.

El sabio continuó:

—Cuando se enamoran más aún, ¿qué sucede? No
hablan, sólo susurran y se vuelven aún más cerca en su amor. Finalmente no
necesitan siquiera susurrar, sólo se miran y eso es todo. Así es cuan cerca
están dos personas cuando se aman.

Luego el sabio dijo:

—Cuando discutan no dejen que sus corazones se
alejen, no digan palabras que los distancien más, llegará un día en que la
distancia sea tanta que no encontrarán más el camino de regreso.

No permitas que un momento de rabia dañe lo que con tanto trabajo has construido, no hables cuando estes enojado, sal, despeja tu mente y cuando estes calmado (A) arregla las cosas, veras que todo fue un mal entendido.. Dios te bendiga.

Un mujeron

Estaban dos hombres platicando sobre qué es un Mujerón….

Uno de ellos comienza a describir lo que para él significa un
Mujerón: Describió los pechos, la cintura, los labios, las piernas, y el color
de los ojos. Decía que un mujerón tiene que ser una rubia de 1,80 mt,
siliconizada y sonrisa perfecta. Mujerones, dentro de ese concepto, no existen
muchas, Cindy Crawford, Claudia Schiffer, Linda Evangelista, Naomi Campbell,
Laetitia Casta e Inés Sastre.

Y PARA TÍ: ¿CÓMO DEBERÍA SER UN MUJERÓN?, INTERROGA A SU AMIGO Y
ÉSTE, MEDITANDO UN RATO, EMPIEZA A DESCRIBIRLA:

Un “mujerón” es aquella que coge dos autobuses para ir
a su trabajo y dos más para regresar. Que cuando llega a su casa, encuentra un
cesto de ropa para lavar, los deberes de los niños para revisar y una familia
hambrienta para alimentar.

Un “mujerón” es aquella que va de madrugada a hacer
cola para garantizar la inscripción de sus hijos en el mejor colegio y aquella
jubilada que pasa horas parada haciendo cola en un banco para cobrar una
pensión insultante.

Un “mujerón” es la empresaria que administra decenas
de funcionarios de lunes a viernes y una familia todos los días de la semana.

Un “mujerón” es aquella que regresa del supermercado
con varias bolsas después de haber comparado precios y hacer malabarismos con
el presupuesto.

Un “mujerón” es aquella que se depila, se pone cremas,
se maquilla, hace dieta, ejercicio, usa tacones y lencería, se arregla el pelo
y se perfuma, sin tener ninguna invitación para ser portada de revista.

Un “mujerón” es aquella que lleva los hijos al colegio
y los va a buscar, los lleva a las clases de natación y los va a buscar, los
lleva a la cama, les cuenta historias, ora con ellos, les da un beso y apaga la
luz.

Un “mujerón” es aquella madre del adolescente que no
duerme mientras éste no llega sano y salvo a casa y que bien temprano por la
mañana ya está levantada, calentando la leche y haciendo el café.

Un “mujerón” es aquella que sabe dónde está cada cosa,
lo que cada hijo siente y cuál es el mejor remedio para la acidez, para los
deditos magullados y para las pesadilla DEDICADO a todas mis amigas, conocidas
y desconocidas, que son un “MUJERÓN”

Y a mis amigos Que tienen un “MUJERÓN” en casa y no se
acuerdan de valorarla y amarla…

El error perfecto

Mi abuelo amaba la vida, especialmente cuando podía hacerle una broma a alguien.
 Hasta que un
frío domingo en Chicago, mi abuelo pensó que Dios le había jugado una broma.
Entonces no le causó mucha gracia.

Él era carpintero. Ese día particularmente él había estado en la Iglesia
haciendo unos baúles de madera para la ropa y otros artículos que enviarían a
un orfelinato a China. Cuando regresaba a su casa, metió la mano al bolsillo de
su camisa para sacar sus lentes, pero no estaban ahí. Él estaba seguro de
haberlos puesto ahí esa mañana, así fue se regresó a la Iglesia. Los buscó,
pero no los encontró.

Entonces se dio cuenta de que los lentes se habían caído del bolsillo de su
camisa, sin él darse cuenta, mientras trabajaba en los baúles que ya había
cerrado y empacado. ¡Sus nuevos lentes iban camino a China!.

La Gran Depresión estaba en su apogeo y mi abuelo tenia 6 hijos.
 Él había gastado 20 dólares en esos lentes. “No es
justo” le dijo a Dios mientras manejaba frustrado de regreso a su casa.
“Yo he hecho una obra buena donando mi tiempo y dinero y ahora esto”.

Varios meses después, el Director del orfelinato estaba de visita en Estados
Unidos. Quería visitar todas las Iglesias que lo habían ayudado cuando estaba
en China, así que llegó un domingo en la noche a la pequeña Iglesia a donde
asistía mi abuelo en Chicago. Mi abuelo y su familia estaban sentados entre los
fieles, como de costumbre.

El misionero empezó por agradecer a la gente por su bondad al apoyar al
orfelinato con sus donaciones. “Pero más que nada”, dijo “Debo
agradecerles por los lentes que mandaron. Verán, los comunistas habían entrado
al orfelinato, destruyendo todo lo que teníamos, incluyendo mis lentes.

¡Estaba desesperado! Aún y cuando tuviera el dinero para comprar otros, no
había donde. Además de no poder ver bien, todos los días tenía fuertes dolores
de cabeza, así que mis compañeros y yo estuvimos pidiendo mucho a Dios por
esto. Entonces llegaron sus donaciones.

Cuando mis compañeros sacaron todo, encontraron unos lentes encima de una de
las cajas”. El misionero hizo una larga pausa, como permitiendo que todos
digirieran sus palabras. Luego, aún maravillado, continuó: “Amigos, cuando
me puse los lentes, eran como si los hubieran mandado hacer justo para mí!,
 ¡Quiero agradecerles por ser parte de esto!”.

Toda las personas escucharon, y estaban contentos por los lentes milagrosos.
Pero el misionero debió haberse confundido de Iglesia, pensaron. No había
ningunos lentes en la
 lista de productos que
habían enviado a China.

Pero sentado atrás en silencio, con lágrimas en sus ojos, un carpintero
ordinario se daba cuenta de que el Carpintero Maestro lo había utilizado de una
manera extraordinaria.

Cheryl Walterman Stewart.

La obra de Dios no la hacen personas extraordinarias, sino personas ordinarias
que están comprometidas con Él. Dios ha estado usando personas ordinarias como tú y como yo durante miles de
años. ¿Por qué habría de detenerse ahora?

SE BUSCAN: PERSONAS ORDINARIAS PARA HACER UNA OBRA EXTRAORDINARIA.

Para que sirve el dinero?

 Hubo una entrevista de una hora en CNBC con Warren Buffett, la segunda persona más rica del mundo, quien donó $31 mil millones de dólares para caridad. He aquí algunos aspectos muy interesantes de su vida:

1.- Compró su primera acción a los 11 años y se lamenta de haber empezado demasiado tarde!

2.- Compró una pequeña granja a los 14 años con sus ahorros provenientes de repartir periódicos.

3.- Todavía vive en la misma pequeña casa de 3 cuartos en Omaha que compró luego de casarse hace 50 años. Él dice que tiene todo lo que necesita en esa casa. Su casa no tiene ningún muro o reja.

4.- Él maneja su propio carro a todas partes y no anda con chofer o guardaespaldas.

5.- Nunca viaja en jet privado, a pesar de ser el dueño de la compañía de jets privados más grande del mundo.

6.- Su compañía, Berkshire Hathaway, es dueña de 63 compañías. Él le escribe sólo una carta cada año a los CEOs de estas compañías, dándole las metas para el año. Nunca convoca a reuniones o los llama regularmente.

Él le ha dado dos reglas a sus CEOs (Chief executive officer) (Director ejecutivo):

• Regla número 1: No perder nada del dinero de sus accionistas.

• Regla número 2: No olvidar la regla número 1.

7.- Él no socializa con la gente de la alta sociedad. Su pasatiempo cuando llega a casa es prepararse palomitas de maíz y ver televisión.

8.- Bill Gates, el hombre más rico del mundo, lo conoció apenas hace 5 años. Bill Gates pensó que no tenía nada en común con Warren Buffett. Por esto, programó la reunión para que durara únicamente media hora. Pero cuando Gates lo conoció, la reunión duró diez horas y Bill Gates se volvió un devoto de Warren Buffett.

9.- Warren Buffet no anda con celular ni tiene una computadora en su escritorio.

10.- Su consejo para la gente joven:

Aléjese de las tarjetas de crédito e invierta en usted.

RECUERDE:

A. El dinero no crea al hombre, sino que fue el hombre el que creó el dinero

B. La vida es tan simple como usted la haga.

C. No haga lo que los otros digan. Escúchelos, pero haga lo que lo hace sentir mejor.

D. No se vaya por las marcas. Póngase aquellas cosas en las que se sienta cómodo.

E. No gaste su dinero en cosas innecesarias. Gaste en aquellos que de verdad lo necesitan.

F. Después de todo, es su vida. ¿Para qué darles la oportunidad a otros de manejársela?

G. Si el dinero no sirve para compartirlo con los demás, entonces ¿para que sirve?

AYUDE AUNQUE NO PUEDA HACERLO; SIEMPRE HABRÁ BENDICIÓN PARA AQUELLOS QUE SABEN COMPARTIR.  

H. No gaste el dinero que no tiene. El Crédito, Préstamos, etc. fueron inventados por la sociedad de consumo.

I. Antes de comprar algo, piense: ¿Que me pasará si no lo compro? Si la respuesta es ‘Nada’, no lo compre; porque no lo necesita.

 ‘Nada hemos traído al mundo, ni nada nos vamos a llevar ‘

Anteriores Entradas antiguas